martes, 18 de febrero de 2020

Ruta de los Miradores de la Sierra ( San Esteban de la Sierra )

San Esteban de la Sierra, un pequeño municipio salmantino a 64 km de la capital Salamanca, La riqueza paisajística de la región junto con su historia vitivinícola, sirve como puerta de entrada a la Reserva de la Biosfera Sierras de Béjar y Francia. San Esteban de la Sierra descansa en una ladera y está rodeado de montañas entre las cuales se encuentra el monte Tiriñuelo, conocido por dar nombre al conocido vino del pueblo, galardonado con la 'Espiga de Plata' en el año 1997.

Una parte del terreno es utilizado por los agricultores para cultivar la uva, actividad principal que se ve recompensada tras la vendimia gracias a los buenos vinos que se elaboran. La parte baja del pueblo es atravesada por el río Alagón, el cual se pierde con sus meandros entre las montañas, para posteriormente desembocar en el Tajo.

La Ruta.
Se trata de un sendero circular, por tanto, se puede iniciar indistintamente desde Santibáñez de la Sierra o desde San Esteban de la Sierra. Nosotros decidimos comenzar en San Esteban de la Sierra. El inicio de la ruta se encuentra a la salida del pueblo, siguiendo la carretera SA-205 Santibáñez de la Sierra. A la salida del pueblo a nuestra izquierda tendremos un buen sitio para aparcar nuestro coche.

Comenzamos a caminar por la carretera, y a unos 100 m a nuestra derecha nos saldrá un camino, entramos en él, según caminamos, podremos ver toda una variedades arbóreas de robles, castaños, y pequeños huertos. El camino en una suave bajada nos llevará a Santibañez. La principal fuente de ingresos del pueblo es la agricultura, especializada principalmente en el cultivo de la uva autóctona, la uva rufete, y de la cereza.

Atravesamos el pueblo pasando por su iglesia siguiendo las indicaciones de la ruta. Salimos del pueblo para comenzar la subida, donde tendremos que hacer nuestro mayor esfuerzo, el camino nos lleva a través de robles y castaños al mirador de la Sierra de Francia, presidida por la Peña de Francia que destaca sobre el resto de las formaciones montañosas.

Seguimos caminando hasta llegar a lo más alto de la ruta, donde tenemos un bonito mirador y un banco para descansar, donde podremos disfrutar de unas bonitas vistas del valle del Alagón, y unas espléndidas vistas de la Sierra de las Quilamas y del Pico Cervero.

Comenzamos ahora la bajada entre un bosque espeso, donde se concentran todas las variedades arbóreas de robles, arces, eucaliptos, almendros, encinas, y jaras. Pero sobre todo, predominan los castaños, lo que da lugar a que a este paraje también se le denomine “El Castañar”. Según vamos llegamos al pueblo ya vamos viendo un terrenos dedicados al cultivo, como huertas, viñedos y en menor medida olivos y cerezos.

El camino ya nos mete en el pueblo por sus calles estrechas y empinadas que nos llevarán hasta su Plaza, verdadero centro de encuentro de la comunidad. La arquitectura típica de la Sierra de Francia salmantina, con grandes balconadas, casa de dos pisos pegadas unas a otras con poca superficie de fachada, Ya en el pueblo podemos aprovechar para caminar por sus calles, y comer las típicas patatas meneás, y saborear su vino Tiriñuelo. Ya solo nos queda después de la visita ir a buscar nuestro coche, y dar terminada esta bonita ruta de senderismo.

Video Relive:

1 comentario: